Talento humano Social Inclusión laboral

El talento de las personas con discapacidad, propósito de la inclusión laboral en PREBEL

06/12/2019
| conTREEbute

Contratar personas que en otros lugares pueden no ser tenidas en cuenta por sus condiciones no es para PREBEL un acto benéfico, sino una decisión estratégica basada en la investigación y que fortalece las capacidades de su equipo de trabajo.

Prebel

Foto: Prebel / Tiempo estimado de lectura: 5 minutos 

En el marco de un desarrollo sostenible, las organizaciones no puede desligarse de las necesidades de su entorno, en especial en un país como el nuestro, donde la desigualdad y los prejuicios abundan.

El sector privado tiene un enorme potencial para contribuir a la solución de esos problemas que, a primera vista, se perciben de competencia exclusiva del sector público. Por eso, compañías como PREBEL están investigando, asumiendo su papel y tomando la iniciativa para impulsar el cambio que la sociedad necesita.

También te puede interesar: En el trabajo colaborativo, el dónde es igual de importante al cómo

La empresa de productos de belleza y cuidado personal está apostando principalmente por la inclusión como una oportunidad para mejorar la calidad de vida de personas que tienen alguna discapacidad y que suelen no ser incluidas en el contexto laboral.

Consciente además de los resultados que puede obtener de esta apuesta, PREBEL tiene clara su filosofía: no se trata de un asunto de filantropía, sino de una buena práctica que busca dar oportunidades y crear una mejor sociedad vinculando a las personas por su talento, no por su discapacidad; una estrategia de gestión del talento que impacta la cultura y los resultados de la compañía de múltiples formas.

La inclusión como oportunidad competitiva

Según Catalina Arboleda, Directora de Talento Humano de PREBEL, el panorama de la inclusión en Colombia es sumamente retador. “De los tres millones de colombianos que sufre alguna discapacidad, solo el 2.5% tienen un trabajo formal”, cuenta Catalina, añadiendo que esa brecha sería mucho menor si las empresas descubrieran el potencial que hay detrás de considerar a estas personas en el contexto laboral.

A partir de diferentes mediciones, la compañía ha podido sustentar con cifras los beneficios de su modelo de inclusión ‘Sembramos oportunidades, cosechamos sonrisas’, con el cual tienen vinculadas a 55 personas con alguna discapacidad cognitiva, física, sensorial o múltiple.

Contrario a lo que los paradigmas harían pensar, estos trabajadores “son los que menos accidentes tienen, los que menos se incapacitan y, en ciertos casos, los más productivos en una función”, asegura Catalina, quien además destaca el sentido de pertenencia que desarrollan estas personas por las empresas que les abren las puertas del mundo laboral.

Uno de los casos llamativos en PREBEL es el de Carlos, un sordociego que se encarga del armado de las cajas para los productos y que, en las mediciones realizadas a los trabajadores, mostró un desempeño superior al de sus compañeros que no tienen ninguna discapacidad.

“Desde niño –menciona Catalina- sus papás se preocuparon porque fuera independiente. Estuvo en clases de manualidades y eso le ayudó a desarrollar un talento desde el tacto, que hoy le permite realizar una función mejor que muchas otras personas”. A eso se reduce la intención de la compañía: contratar personas por las capacidades que tienen para ofrecer, en vez de hacerlas a un lado por las que les faltan.

Además de esa población, PREBEL tiene en su equipo cerca de 200 mujeres cabeza de hogar y algunas  sobrevivientes de cáncer de seno, iniciativa que sigue creciendo a través del programa ‘Madres al cuadrado’, que fue reconocido por la Fundación ANDI por su potencial para “generar grandes transformaciones sociales en la medida en que los empresarios actúen como empresarios y no como donantes caritativos”.

Ahora la intención de PREBEL es seguir avanzando con su modelo, con el cual esperan atraer a más personas con discapacidad y contagiar la diversidad en el sector empresarial antioqueño para que, tanto las personas como las organizaciones, crezcamos de la mano en el marco de un desarrollo sostenible e incluyente.